NUESTRO AHORA

Existen palabras que nunca he usado contigo…
Debió pasar mucho tiempo para entender por qué…

Estuvimos tan distantes,
que llegar al sol hubiese sido más fácil…

Y al despedirnos, sin despedirnos,
no imaginamos que nuestros caminos
tendrían el mismo destino…

Se han consumido mil horas,
treinta segundos…
Tal vez más…
Tal vez menos…
¡No lo sé!

Pero míranos en nuestro aquí,
en nuestro ahora…
Como en un choque mitológico de constelaciones,
tomados de la mano,
tratando de cambiar este cielo nocturno…

Existen palabras que nunca he usado contigo…
Te miro a los ojos…
Siento que te quiero…
Luego enmudezco…
Y entiendo por qué…